Cerrar Sesión 
Fidela Viñuela Valiente
28/03/2020 - 212 Visitas


Educadora y amiga


 

 

Falleció en Salamanca el 17 de febrero de 2020 en Salamanca

 

a los 91 años de edad y 62 de vida religiosa

 

 

DATOS BIOGRÁFICOS.

Había nacido el 24 de abril de 1928 en Robleda (Salamanca) y el 30 de junio de 1955 ingresa en el Noviciado de las Siervas de san José de Salamanca haciendo su profesión religiosa el 4 de enero de 1958.
Fue enviada a las comunidades de los Colegios de Salamanca, Valladolid, Zamora y Palencia. Ha realizado diferentes servicios como Profesora, Directora del Colegio y de la Escuela de Magisterio de la Virgen de la Vega en Salamanca, Superiora, Consejera provincial, Formadora de junioras… Los últimos años de su vida ha estado en la Casa de MM. Mayores de Salamanca donde ella se ha sentido agradecida al cariño con que ha sido atendida. Falleció el 17 de febrero de 2020 en Salamanca.
 

 

MONICIÓN EN LA EUCARISTIA DE SU FUNERAL

“Sé de quién me he fiado” dice S. Pablo, en la segunda carta a Timoteo. Esta certeza fue el pilar en el que se apoyó toda la vida de Fidela, la M. Fidela, para muchos.
Os confieso que me ha sido muy difícil escribir esta página de hoy; por un lado son tantas y tantas las cosas que habría para decir…y por otro lado, estoy segura de que a ella no le gustaría que, de ningún modo, se la alabara en público… ni en privado.
Sin embargo, todos cuantos estamos aquí, tenemos en el corazón cosas que nos gustaría expresar, yo trataré de ser, con vuestro permiso, vuestro portavoz.
Nada explicaría la vida de la M. Fidela si nos olvidáramos, al menos, de dos aspectos que la vertebraron: la fe confiada en el Señor vivida como Sierva de san José y un profundo amor a la educación.
Mujer de fe sin fisuras, en los buenos y en los malos momentos. Una fe que vivía sin estridencias, en lo cotidiano, como fiel hija de la M. Bonifacia; una fe lúcida que la llevó a buscar siempre, las respuestas adecuadas a cada tiempo; no le asustaron los cambios, los vivió sin estridencias, armónicamente, sin apartar los ojos del Señor.
Y fue una educadora de excepción. Creo que puedo decir, sin temor a exagerar, que creó escuela. Lideró la formación de cientos de maestras que han educado a innumerables niños y niñas en toda la geografía española. ¿Su secreto? El cariño, la empatía y una inteligencia al servicio de sacar de cada una de nosotras, lo mejor. A menudo, he oído decir, que en las facultades de pedagogía donde estudiamos, después de haber estado con ella, se aprendía poco más.
Descansa en paz, hermana, maestra ,amiga, madre;  el Señor al que con tanta fidelidad seguiste, te ha salido ya, al encuentro, ahora ya puedes, en vivo y en directo decirle lo que con frecuencia rogabas por nosotras…”no te pido que las saques del mundo sino que las preserves del mal” .
 
 

ACCIÓN DE GRACIAS

 
La vida de la M. Fidela pide a gritos una acción de gracias; todos los que tuvimos la fortuna de tratarla tenemos algo que decir.
Gracias porque fuiste una mujer de encuentros; en muchos de nosotros hay un antes y un después de haberte conocido y tratado.
Gracias por ser esa Sierva de S. José en la que podíamos mirarnos sin caer nunca en la ñoñería o en la falta de compromiso.
Gracias por ser AMIGA inquebrantable, fiel y segura.
Gracias, por ser esa EDUCADORA con la que todos soñamos ser: firme, comprensiva, abierta e inteligente.
Gracias, en fin, por enseñar y no imponer, por acompañar sin atosigar, por dejarnos paso con naturalidad, por vivir desde la humildad, el sosiego y la fe.
María Burrieza, ssj
Adjuntos

Dosatic S.L. © 2020
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad