Cerrar Sesión 
Pureza Arriezu Allo
19/01/2020 - 157 Visitas


Noble y amiga de la vida


 

Falleció en Salamanca, Comunidad MM. Mayores, el 21 de septiembre de 2019 a los 103 años de edad y 78 de profesión religiosa.

 Por bautismo era María de la Concepción, familiarmente era Concha y en la Congregación, Pureza.
Era navarra, navarra de nacimiento y navarra de corazón. Disfrutaba cuando en su cumpleaños le cantaba su comunidad la navarra que más quiero… Había nacido en San Adrián el 5 de diciembre de 1915, hace 103 años, casi 104 años que haría el próximo 5 de diciembre.
 
A los 23 años entró en el Noviciado de las Siervas de san José de Salamanca. Después de profesar fue destinada al Colegio de la Sagrada Familia de Granada, posteriormente estuvo en Madrid-San Lorenzo, Zamora-Reina, Salamanca-Casa de Santa Teresa, Valladolid y Cuenca. Estuvo en Argentina, Los Toldos, 3 años y regresó a España, siendo enviada al Colegio de Barcelona donde estuvo 33 años. En al año 2006 fue enviada a la Comunidad de MM. Mayores de Salamanca donde ha vivido hasta su fallecimiento a los 103 años y 78 de profesión religiosa.
 
Fue profesora de labor, le gustaba que el trabajo estuviera realizado con perfección. Ayudaba y animaba a las niñas a trabajar bien. Observadora y detallista, trabajadora y servicial, valoraba lo bueno de los demás y era muy agradecida a cualquier servicio o detalle que se tuviera con ella.
 
Era recia y fuerte, noble y sincera, jovial y amiga de la vida, cariñosa, fiel a Dios y fiel a la familia y amistades. Ha disfrutado mucho con su familia, ha querido mucho a sus sobrinos y se ha sentido muy querida y acompañada por ellos.
 
Mujer de fe y esperanza. Vivió una espiritualidad profunda. Fiel siempre a la Eucaristía, al rezo de la liturgia y del Rosario. Tenía gran devoción a la Virgen María y a san José. Quería mucho a la Congregación y le interesaba todo lo relacionado con ella. Vivió la vida oculta de Jesús en Nazaret desde el trabajo, la fe y el amor que acompañaron siempre su vivir.
Dios creó un día a Pureza para la vida eterna. Que El la acoja ahora en su seno para siempre. Ya habrá recibido un abrazo grande de Dios que le habrá abierto las puertas de su casa para entrar en ese cielo grande que Dios tiene preparado para sus hijos.
Adjuntos

Dosatic S.L. © 2020
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

PolĂ­tica de Privacidad