Cerrar Sesión 
Amparo García
16/06/2019 - 295 Visitas


Emprendedora y creativa


 

 ASI RECORDAMOS A NUESTRA HERMANA AMPARO

 
Amparo vivió siempre con ilusión y profundidad su consagración, su sentido fuerte de misión lo realizó a través de la educación,  supo conjugar el cariño hacia las alumnas con la exigencia para que no se conformaran con poco. Aún después de jubilarse seguía vibrando con la educación y expresaba su alegría cuando veía que seguíamos trabajando con niños en apoyo escolar, en  catequesis…
 
Siempre se sintió muy sierva de San José y logró hermanar oración y trabajo en su quehacer diario. Amó entrañablemente a la Congregación y desde ahí fue aceptando los cambios que se fueron realizando en la misma, aunque esto supusiera un camino doloroso para ella: vivió este proceso con un fuerte sentido de pertenencia.
 
Amparo fue una mujer culta, buena lectora, especialmente de los grandes maestros de espiritualidad San Juan de la Cruz, Santa Teresa, San Agustín y también de otros escritores contemporáneos. Estos maestros alimentaron su vida interior hasta el final, lo comprobábamos en el compartir diario y rico de su fe en comunidad. Siguió cultivándose permanentemente, a través de la lectura asidua, el interés por todo y el aprendizaje de nuevas tecnologías.
 
Desde joven (nos cuentan y recuerdan quienes compartieron vida y misión con ella entonces): “era una mujer que animaba y siempre abría horizontes. Era emprendedora y creativa. Abierta a lo nuevo que iba surgiendo no solo en la Vida Consagrada sino en todo lo referente a su profesión y en el mundo en general. Ponía mucha ilusión en lo que hacía. Le encantaba la naturaleza, potenciaba en las comunidades los paseos y excursiones para  contemplar toda la belleza que admiraba  y fotografiaba; ella misma revelaba luego las fotografías en el laboratorio ALGAR que se creó en el colegio de A Coruña. Aquel laboratorio era para ella lugar de descanso y disfrute en sus horas libres. Entusiasta de conocer los  acontecimientos que tenían lugar en el mundo de su tiempo, por ejemplo a través de la primera televisión que se estrenó en A Coruña para ver el primer viaje a la luna ¡Cuánto disfrutó aquella noche con aquel avance de la humanidad!”
 
Siempre mostró un gran cariño a su familia y Pedrún, el pueblo en el que había nacido hace 92 años.
 
En comunidad la han sentido y la hemos sentido como una hermana muy fácil para la vida comunitaria, amable, acogedora, entrañable, prudente, respetuosa, discreta y agradecida a los pequeños detalles que teníamos con ella.  Sabía descubrir y contar con los dones de cada persona y trabajaba para que estuviesen a servicio de la misión y de la comunidad animando a dar cada una lo mejor de sí misma, valorando lo mucho o poco de cada hermana para que lo potenciáramos. Sabía perdonar profundamente aun sabiéndose ofendida, deshacer nudos y restar importancia a las carencias Fue creadora de unidad y de los detalles que favorecían la vida comunitaria y el ambiente agradable, participativa, alegre, abierta y muy comunicativa, sincera y muy amante de la verdad, escuchaba con atención y era de rica conversación. Procuraba no dar trabajo e iba haciendo despacio, a su ritmo, a pesar de la fatiga, la limpieza, el aseo personal, la cocina…
 
El día 3 de marzo de 2019 se nos fue para gozar de la presencia de Dios que para ella era sobre todo LUZ. Y ESTÁ CON NOSOTRAS.
 
Cdad-Taller Avenida Real- LEON
 
Adjuntos

Dosatic S.L. © 2019
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad