Cerrar Sesión 
Dolores Gutiérrez García
20/02/2019 - 588 Visitas


Bondadosa y samaritana

Valoración: 10/10
 
La vida de Dolores es más que 93 años de existencia, de entrega, de trabajos, de alegrías, de penas, de ilusiones… Es una historia de amor que Dios selló y que hoy llega a su plenitud.
Cristo Resucitado la ha llevado al lugar que Él le ha preparado en el corazón de Dios.
Jesucristo invitó un día a Dolores a vivir en su casa y soñó para ella una vida en plenitud. Dolores aceptó con gozo la invitación, puso en Él su confianza y se entregó por completo a la causa del Evangelio.
Que su recuerdo sea para nosotros una urgencia a seguir a Jesús comprometiéndonos en la construcción del Reino de Dios.
Nuestra despedida es un adiós esperanzado. Volveremos a encontrarnos en la casa del Padre, donde viviremos para siempre. Y mientras tanto le acompaña nuestra oración creyente.
Estamos seguras de que Dolores intercede ante el Señor por su familia, sus amigos, los pobres, la Congregación y por esta comunidad que ha sido para ella el hogar donde en los últimos años ha vivido y compartido su fe.
Queremos expresar nuestra gratitud a quienes nos habéis acompañado y nos habéis arropado con vuestro cariño y amistad. Que Dios os bendiga.
 
 

                                                                                    Comunidad de Puente Castro -León

 
La Madre Dolores a su paso por Palencia fue una de esas personas calladas y sencillas que van sembrando semillas sin importarles el momento de su germinación, aunque están seguras de que algún día germinarán y lo llenarán todo con su hermosura y fragancia.
Era una persona muy generosa con su tiempo, a la que le gustaba el trabajo bien hecho, sin importarle el rato que ello supusiera. A la vez, exigente y servicial, quería a sus alumnos con todo su corazón, siempre había en sus labios palabras de ánimo para ellos, delos que buscaba en todo momento su superación personal.
Minuciosa y esforzada en su trabajo donde amaba la oración y el trabajo. Solía dar gracias a Dios por todos los dones recibidos y para todos nosotros siempre fue ejemplo de fe a seguir, en el que el Creador habita en todos los rincones y quehaceres de nuestra vida cotidiana.
 
 

José Lorenzo. Profesor del Colegio San José de Palencia

 
Una mujer buena de corazón
Se llamaba Dolores y su misión era compartir los dolores de los demás, consolar, animar, dar luz, fortalecer, presentar a cada persona ante el Señor e interceder por ella.
Llamaba la atención su bondad, su paz, su acogida y cercanía a todos. Era pequeña de estatura, pero grande de corazón. Nunca excluyó a nadie del suyo.
Ha sido una mujer de Dios, una mujer de oración, que ha animado y acompañado a otros en su oración. Una mujer de Dios, que es lo mismo que decir que ha sido una mujer para todos. No había hermana o familiar nuestro enfermo, al que no visitara y orara por él. Siempre que pudo acompañaba a las comunidades en las defunciones de las hermanas y de sus familiares más próximos. Disfrutaba con todo lo bueno de los demás, compartía sus penas y alegrías alentando la fe y la esperanza con una carta, una llamada o diferentes gestos que eran expresión de su entrega y amor fraterno. Ha querido y ha sido muy querida por su familia, las comunidades donde ha vivido, por la Congregación y por mucha gente que ha sentido cómo vencía el mal a fuerza de bien.
Ha cultivado el agradecimiento y la esperanza. Ha vivido la cruz de su enfermedad unida al Jesús sufriente de Getsemaní y del Calvario.
Ha sido una buena Sierva de san José, seguidora de la vida de Jesús en Nazaret, encontrándose con Dios en el trabajo y servicio cotidiano y viviendo la irrelevancia de la humildad de corazón.
Desde ese cielo grande que Dios nos tiene preparado a todos, estoy segura que Dolores nos sigue acompañando e intercediendo por todos.
Damos gracias a Dios y a ella por tanto bien realizado de manera sencilla y cercana. Todo lo que ha sembrado, ha dado fruto abundante. Que Dios llene su corazón de una alegría eterna y la sorprenda con una felicidad que ni ella ni nosotros podemos sospechar.
 

                                                                                                  Rosario Hernández, ssj

 
Adjuntos

Dosatic S.L. © 2019
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad