Cerrar Sesión 
Brigida Álvarez Campos
- Por: Comunidad de MM. Mayores. Salamanca
03/11/2016 - 566 Visitas


Sencilla y cariñosa


 

Falleció en Salamanca el 29 de octubre de 2016 a los 96 años de edad  y 77 de profesión religiosa.

Para los que creemos en Jesucristo, la muerte no tiene la última palabra, sino que es la puerta para una vida de plenitud con él.  Junto al dolor por la muerte de Brígida, tenemos la esperanza de que ya vive en la Casa del Padre, por quien siempre se ha sentido muy querida.

Había nacido en Los Santos (Salamanca) en 1920.  En lo profundo de su ser llevaba los valores de su tierra y de su familia a la que siempre ha querido entrañablemente. 

A los 16 años ingresó en las Siervas de San José de Salamanca. Después de su profesión religiosa a los 18 años, fue enviada a diferentes Comunidades de: Zamora y Salamanca, Lugo, Orense, Candelario, Madrid-Brisa. En el año 2005 es destinada a Salamanca-Comunidad de MM. Mayores donde ha vivido los últimos once años de su vida.

La cruz del Señor llegó a su vida de la mano de la enfermedad que ella encajó con paciencia y serenidad. 

Un rasgo que ha caracterizado siempre a Brígida es su silencio. Siempre callada, sonriente y bondadosa. Muy trabajadora y responsable en las diferentes tareas de cocina y servicios varios. Sencilla, pacífica y cariñosa. Agradecida a cualquier gesto o detalle con ella.  

Era muy constante y hacía con gran primor labores a crochet, muchas de ellas destinados a la tómbola a favor de nuestras misiones. 

Podemos decir que fue una Sierva de San José que vivió la vida oculta de la Sagrada Familia en Nazaret.

La vida de una persona es mucho más grande que lo que hayamos podido conocer de ella en unos cuantos años de su existencia. Abarca no sólo lo que ella hizo, sino lo que es más importante, la obra que Dios ha ido realizando en su interior a lo largo de toda su vida, y que, sin duda,  es muchísimo más grande de lo que nosotros podemos descubrir desde fuera.  

Desconocemos la obra que el Señor ha realizado en Brígida durante estos últimos años de su vida, pero estamos seguras de que ha hecho obras grandes en ella. 

 Hoy, al mismo tiempo que damos gracias a Dios por su VIDA, oramos por ella con la certeza de que ya habrá escuchado estas palabras salvadoras: “Ven sierva buena y fiel, entra en el gozo de tu Señor”.  

 

Comunidad de  MM. Mayores. Salamanca

Adjuntos
Escribe un comentario

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad